Texto y fotos: Miguel Casas

El Olivar del Lentisquillo, propiedad de la familia Vázquez Alarcón, cuyas raíces proceden de varias provincias andaluzas: Huelva, Cádiz, Córdoba y Jaén, pero que es su rama jienense la que aporta la savia olivarera.

lentisquillo1

 

A mediados de los 90, el matrimonio formado por Luis Vázquez y María Luisa Alarcón adquirió una pequeña finca en el término de Medina Sidonia, en la provincia de Cádiz. En un lugar conocido como cerro Calera Alta. Allí plantaron un olivar con plantones de la variedad Picual, la más representativa de los olivares de Jaén. Y así  nació el Olivar del Lentisquillo en octubre de 1995. En él toda la familia, los padres y sus cuatro hijos,  se dedican al cultivo del olivo y a producir aceite de oliva virgen extra ecológico.

También los vecinos, Álvaro y Blanca con sus tres hijos, plantaron un olivar al que llamaron Olivar el Herrerillo. En un terreno colindante iniciaron una aventura muy parecida. Los dos matrimonios compraron una  pequeña finca cada uno, en el mismo paraje y al mismo tiempo. Todo en la vida es más fácil cuando se tiene la compañía de personas que se ayudan mutuamente. Personas que están dispuestas a arrimar el hombro en las situaciones difíciles. Y ese es el caso entre estas dos familias.

lentisquillo2

Como habrán deducido, en ambas fincas se produce el mismo Aceite de Oliva Ecológico, calidad Virgen Extra Premium, con el mismo sistema de poda y se moltura en la misma almazara.

El nombre de El Lentisquillo es el diminutivo de Lentisco, un arbusto típico del bosque mediterráneo, muy abundante en la provincia de Cádiz.

A los problemas narrados en el olivar de la plaga de la mosca del olivo, que se combate con los trampeos y los ataques de los conejos sobre la corteza, este año ha aparecido El Repilo, una enfermedad que ataca al olivo y que hay que prevenir con los tratamientos adecuados en esta época. Después de la parada invernal, los olivos ya están empezando a dar muestras de actividad. La savia está moviéndose y se ven los nuevos brotes que se convertirán en ramas nuevas o en frutos.

Ha sido un invierno frío y, al final, lluvioso. También más largo de lo que venía siendo habitual  en los últimos años. Eso ha provocado un cierto retraso con respecto a la media para esta zona. Por lo que somos capaces de ver, de momento, no ha habido daños por inundaciones, por heladas o por otros motivos. Pero no habrá que bajar la guardia, pues las heladas tardías, a las cuales todavía podemos estar expuestos, hacen más daño que las que suceden en pleno invierno. Las lluvias han sido muy abundantes en el mes de marzo pero no se han producido daños en el terreno. La cubierta vegetal espontánea ha servido como defensa natural. Ha ayudado a filtrar el agua en el terreno sin que se produzcan escorrentías. De esta forma no se ha perdido suelo vegetal y el terreno ha conservado su estructura.

lentisquillo3

Ya están subiendo las temperaturas y eso quiere decir que la exposición al ataque de hongos es muy alta. Las temperaturas suaves y el grado alto de humedad que tenemos conforman el ambiente ideal para que se desarrollen los hongos. En especial, el más temido para el olivar: el Spilocaea Oleagina, causante del repilo. Los daños por repilo afectan a las ramas y a los frutos. Provocan caída excesiva de hojas y un decaimiento general del árbol que termina afectando a la producción. Una vez que se ha producido el ataque, no tiene solución. Por eso los tratamientos deben ser preventivos. El tratamiento normal para luchar contra esta enfermedad es la fumigación con cobre, que es un potente fungicida. Hay que fumigar bien los árboles antes de que se extienda el hongo para evitar su implantación y desarrollo.

lentisquillo4

Algunas variedades son más susceptibles que otras a los ataques del repilo. En nuestro caso, la variedad Picual es una de las más sensibles a este ataque. Por esta razón tenemos que poner especial cuidado en dar puntualmente los tratamientos necesarios. Siempre, claro está, siguiendo las indicaciones del comité ecológico (CAAE) en cuanto a qué productos se pueden utilizar.

Esta información sobre El repilo me la ha enviado Luis Vázquez, que entre otras cosas, es un gran experto en la producción de Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico y que se comercializan en Pack de 10 o de 40 botellas de 200 ml, Pack de 2 y 4  latas de 2 litros, Pack de 2 y 6 latas de 500 ml. y Pack de 2 o 6 botellas de 500 ml.

Para contactar: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfonos 627748256 – 670577131

www.olivardellentisquillo.com


©Copyright Diego Caballo