Si se dice que México es el ombligo de la Luna por su situación geográfica en el mundo, Acapulco, por su forma, es media luna tendida sobre la tierra. Una forma casi cerrada que impide que las olas del Pacífico lleguen hasta sus playas y haga de este lugar una de las zonas de disfrute más importantes del mundo que se  ganó a pulso en los años 70 ser una de las capitales más importantes de la diversión y del romanticismo, que lo sigue siendo.

1

 

Hernán Cortés, viajero privilegiado, descubridor de México, que había recibido información sobre “el oro de los aztecas” envió diferentes expediciones  al Mar del Sur con el fin de localizar vetas de oro, y en uno de estos viajes, el 13 de diciembre de 1521, descubrieron un puerto bellísimo, protegido de forma natural, al que le dieron al principio el nombre de Santa Lucía por ser el día que conmemoraba a esta mártir. A partir de 1550 comienzan a instalarse en este  puerto, Acapulco,  familias españolas, procedentes de la ciudad de México, encabezadas por Fernando de Santa Anna. En 1850 pasó a formar parte del Estado de Guerrero. Este puerto fue una de las grandes obsesiones de Cortés, pues sabía que era la puerta al gran comercio con Asia. Tras su muerte en 1547 nadie se interesó con tanta pasión como él.

2

 

Fuerte de San Diego

En el mejor lugar de la Bahía y donde se tiene la mejor vista, se construyó el Fuerte de San Diego, el edificio militar y espacio histórico más importante de Acapulco, que se terminó de construir en 1616 y que nadie pudo vencer a lo largo de la Colonia hasta que en 1776 un terremoto arrasó Acapulco y también destruyó el Fuerte, que fue vuelto a construir en el mismo lugar, solo que ahora con una estructura en forma de estrella. Cada una de sus cinco puntas señalando los principales puntos del Puerto. Después, a lo largo de su historia solo una vez fue vencido, en 1813, cuando José María Morelos  lo tomó durante la Guerra de la Independencia. Hoy es el Museo Histórico de Acapulco, con 12 salas de exhibición y piezas prehistóricas y de todos los tiempos.

3

 

En él podemos contemplar piezas prehispánicas y  del Extremo Oriente, como las que traía la Nao de China o Galeón de Manila, que venía de Oriente con las mercancías más preciadas, como porcelanas, marfil y sobre todo especias. Entre las más importantes piezas, un Cristo de marfil, un buda sonriente de porcelana pintada que saca la lengua y un navío comercial a escala del s. XVIII. Desde fines de los años 50 y hasta los 70 del siglo pasado fue el lugar que se convertía en una sala gigante y única de cine del glamur y de las grandes estrellas con un festival  que proyectaba en él sus películas.

La Quebrada

El Fuerte de San Diego fue construido en mitad de la bahía para que se pudiera ver la entrada de los barcos, pero soportaba un calor agobiante debido a que las montañas impedían la circulación de los vientos. A José Barreiro, gobernador del Fuerte, se le ocurrió en 1799 abrir la montaña mediante explosiones controladas de dinamita para que pasara la brisa del mar. Quedó desde entonces una tajada vertical que se llamó el Abra de San Nicolás, hoy conocida como La Quebrada.

4

Como una colección de vistas bellas y peligrosas que se van elevando, es un símbolo insustituible de Acapulco. Su mar, con sus puestas de sol y su escenografía, es la escuela más importante de clavadistas del mundo. Es el lugar donde desde 1932 unos jóvenes decidieron usarla para realizar sus “clavadas”.  Fueron escalando sus peñascos hasta llegar a la cumbre y hacer desde entonces un espectáculo que se ha ido incrementando con el tiempo. Los primeros saltadores fueron José Estrada, Ricardo Vellos, Cristóbal Pintos, Francisco Averdi y Roberto Apac Ríos, que  llegó a ser  un buzo famoso y campeón nacional de natación, quien abrió años más tarde una escuela de buceo asociado con Errol Flyn.  Ahora van ya por la tercera generación de saltadores y hemos tenido ocasión de ver “volar”, entre otros, a Alexis, de 23 años, que saltó desde una altura de 28 metros y Julio César, de 34 años desde una altura de 35 metros

Cuando se empezó  a profesionalizar y a popularizar  el vuelo de los clavadistas se inauguró el restaurante La Perla y el Hotel Mirador, la mejor vista posible para ver a los clavadistas y disfrutar del espectáculo.

“La pandilla de Hollywood” en Los Flamingos

5

Errol Flyn, el famoso actor estadounidense compró el hotel Los Flamingos, para convertirlo en un club privado junto con otros actores que llamaron “la pandilla de Hollywood”, como John Wayne, Gary Cooper y Johnny Weissmüller. Este último, Tarzán, ganador de 5 medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París de 1924, fue comprando a los demás su parte hasta convertirse en el único propietario. Y  por aquellos alrededores rodó su última película de la saga, Tarzán y Las sirenas (1948). Desde entonces

7

quedó cautivado por el lugar. Al morir, a los 79 años de edad, le dejó en herencia el hotel al actual gerente, Víctor Santiago. Allí sigue estando su “cabaña”. Allí, los últimos años de su vida, según cuentan, y ya en su recta final hacia la muerte, seguía gritando pero sin que ya apenas le oyera nadie. Murió el 20 de enero de 1984 y está enterrado en el panteón Valle de la Luz (Acapulco),

 

6

Hotel Las Brisas

Con sus más de 50 años de existencia y un conjunto de 263 cabañas asentadas en una imponente colina, era el hotel donde se hospedaban las grandes estrellas y ahora una de las residencias más exclusivas y emblemáticas de Acapulco  y verdadera leyenda que respeta al máximo  la intimidad de sus huéspedes en medio del lujo. En él, entre otras muchísimas celebridades, se hospedaron los primeros astronautas que llegaron a la Luna para no ser molestados antes de su histórica hazaña. Neil Armstrong quedó tan encantado que – según nos cuentan -  quiso dejar también en suelo lunar la bandera de Las Brisas. Tras su regreso volvieron de nuevo al hotel para descansar.

9 

… Acapulco es mucho más

Pero Acapulco, ahora dividido en tres zonas: Tradicional, Zona Dorada y Diamante, por tener tiene hasta una plaza de toros, La Caletilla, llamada así por estar en la zona de La Caleta. Levantada por Rico Pani, fue inaugurada el día 21 de mayo de 1955, con ganadería de Carlos Arruza. Por ella pasaron, entre otros muchos, Manuel Benítez El Cordobés, y Paco Camino. Ahora, bastante olvidada, sigue ofreciendo festejos menores, fundamentalmente en invierno.

8

Acapulco es donde Diego Rivera se inspiró y ejerció su arte sublime, que trasciende. Nos queda su obra, como la que realizó en los muros de la casa de Lola Olmedo, mecenas del artista, que él llamó “La casa de los vientos”. Allí podemos ver una representación de la serpiente emplumada y el perro de los aztecas.

Fue, y sigue siendo, lugar privilegiado  de luna de miel, como hizo  John Fitzgerald Kennedy, o donde puso su casa Mario Moreno, el genial Cantinflas, o el lugar donde en su noche  nupcial Agustín Lara le compuso “María Bonita” a su adorada María Fénix.

Acapulco es el encanto de su zócalo en la plaza central, donde se eleva la catedral de Nuestra Señora de la Soledad, erguida en 1930, o el lugar romántico donde a la luz de la luna se disfruta de un espléndido ceviche, que los  acapulqueños, viendo cómo los orientales comían el pescado crudo, adoptaron esta costumbre añadiendo a la receta limón, jitomate y chile verde, que es su mezcla, que es como el propio Acapulco, una mezcla de sabores, aromas y luz que ilumina los sueños más románticos.

Pies de fotos por orden de aparición

  1. Acapulco visto desde el puerto
  2. Bahía de Acapulco
  3. Fuerte de San Diego
  4. Salto de clavadistas 
  5.  Pandilla de Hollywood
  6. Cabaña de Tarzán
  7. Foto expuesta en el hotel Los Flamingos
  8. Vista general del hotel Las Brisas
  9. Mural de Diego Rivera en casa de Dolores Olmedo

 III

IXTAPA-ZIHUATANEJO

Donde se para el tiempo

Dice  el profesor e investigador mexicano Carlos Marichal,  que “México es una nación en permanente conflicto, traumático y fascinante”. Así es, pero sobre todo fascinante. Y si después de conocer estas tres zonas, que conforman el “Triángulo del Sol”, tuviéramos que  elegir una sola cosa de entre todas las conocidas, sin duda nos quedaríamos con su luz.

1 2

 

Lugar blanco

Ixtapa Zihuatanejo es un complejo turístico moderno (su construcción empezó a principios de los años 70 del siglo pasado), que goza en la actualidad de gran calidad y buena infraestructura de hospedaje. Fue planificado por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo con un fondo especial otorgado por el Banco de México, que pretendía la creación de nuevos destinos en las costas mexicanas.

 1

A 250 kilómetros de Acapulco, es un destino ideal para disfrutar de sus blancas playas y limpias aguas (Ixtapa significa lugar blanco), con la tranquilidad de una población de poco más de nueve mil habitantes, que en su día manifestó su deseo de que las nuevas construcciones no destruyeran su armonía con la naturaleza.

La planificación del Gobierno mexicano empezó en los años mencionados tras una expropiación de una plantación de cocoteros y manglares. A partir de entonces se ha ido incrementando la oferta hotelera  bajo la vigilancia de sus habitantes que se opusieron siempre al cambio de su fisionomía.

Su aeropuerto internacional, a solo diez minutos de la ciudad, su puerto deportivo, con capacidad para más de 600 yates, su campo de golf de 18 hoyos, villas privadas, restaurantes, etcétera, este destino turístico fue el primero financiado por el Banco Mundial, que apoyó la construcción del aeropuerto y otras vías y obras de infraestructuras, que lo han convertido en un moderno destino de  categoría mundial.

2

 

Sus Playa Linda y Playa Quieta parecen conducirnos al descanso y al disfrute de la zona, que  no ha perdido su estilo colonial costeño  y que sigue conservando una gran diversidad de vida salvaje en sus alrededores, así como innumerables especies de aves nativas que tuvimos la ocasión de admirar y contemplar, convirtiéndose así en uno de los más importantes destinos de México.

 Un paseo en catamarán

Saliendo del llamado Puerto Mío, se le brinda al turista la posibilidad de hacer un recorrido en catamarán y disfrutar de un baño en sus tranquilas aguas con hermosos fondos marinos o degustar a bordo de un trago de mezcal, su bebida más popular, o de contemplar algunas residencias turísticas, en la colina, muy cerca de la playa, como La casa que ve el mar o La casa que canta, para después  hacer un recorrido a pie por el pueblo pesquero, que sigue manteniendo sus tradiciones y costumbres, o entrar en su Museo Arqueológico de la Costa Grande, con sus importantes piezas de todos los tiempos.

4

 

También se pueden recorrer sus lagunas en barca pequeña para después anclar en medio de las poco profundas aguas y disfrutar de la bellísima naturaleza que las rodea fuera del estrés y de las prisas o participar en una suelta de tortugas, que instintivamente buscan inmediatamente el mar.

Los antiguos marineros pensaban que en la Costa del Pacífico se acababa el mundo, que después venía el mar y la nada, pero los españoles atravesaron el Pacífico, dieron la   vuelta al mundo y descubrieron sitios tan bellos como este.

5

 

Congreso anual internacional

Este es el último destino recorrido por una treintena de periodistas y escritores de turismo de España durante la celebración de su congreso anual internacional. A lo largo de estos días hemos tenido ocasión de estar, sentir y ahora contar nuestras sensaciones, como las expresadas a lo largo de las reuniones de trabajo y sesiones de conferencias, donde se puso de manifiesto el gran acierto de elegir estos destinos turísticos y debatir la ponencia “España- México: claves del futuro turístico”, pronunciada por el director general del Instituto de Calidad Turística, Fernando Fraile.

Participaron en estos encuentros Covadonga Gómez, que presentó el Centro de Atención y Protección al Turista en Acapulco (CAPTA); Arely Figueroa, que habló sobre la promoción turística que están llevando a cabo en la zona, y Mario Hernández, periodista, miembro de la Real Academia Española de Gastronomía, autor de varios libros y Premio Nacional de Gastronomía sobre “El descubrimiento: un encuentro entre dos culturas gastronómicas”, que además de hablar de la cultura gastronómica España-México, planteó dudas razonables sobre Colón y su descubrimiento de América, que según mantiene “no fue casual”.

 6

Disfrutamos también de la ponencia “El valor económico y turístico del español como lengua universal”, que pronunció Ignacio Buqueras, presidente del Comité Ejecutivo del Homenaje Universal al idioma español, antes de la cena de clausura, que presidió el gobernador del Estado de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

Pies de fotos por orden de aparición

  1. Barquita en la bahía
  2. Suelta de tortugas junto al mar
  3. Flora y fauna
  4. Puesta de sol
  5. Grupo de turistas toman el sol a bordo de un catamarán
  6. Colina donde se encuentran, entre otras, La Casa que ve el mar y La Casa que Canta
  7. El gobernador del Estado de Guerrero, Héctor Astudillo, der., recibe un obsequio que le entrega Mariano Palacín, presidente de FEPET (c)

©Copyright Diego Caballo