BETELU

Texto y fotos: Miguel Casas

Los primeros propietarios de este restaurante fueron Antonio Alonso y Ramona Goicoechea marido y mujer para más señas, él natural de Beiro (Orense) y ella de Betelu (Navarra). Se instalaron en el distrito de Ciudad Lineal, junto al parque de El Calero, lo inauguraron en 1988 y le pusieron el nombre del pueblo de Ramona.

betelu 1

En la actualidad lo llevan sus hijos, Iñaki en la cocina, Ana y José en la sala y por supuesto con la supervisión de Antonio, que está al pie del cañón. Es el comprador, se suele desplazara a Orense con frecuencia por algunos de sus productos. También, cuando está, que suele ser los fines de semana, se encarga de narrar la carta y hacerte las sugerencias que cree oportuno y de presentarte los pescados que se han pedido, antes de pasarlo a la cocina.

Su cocina es del tipo Vasco Navarra, autentica, basada en la buena materia prima. Su secreto, si es que se puede definir así, es simplemente que ha mantenido la misma línea de calidad a lo largo de sus veintiséis años de existencia. Las consecuencias negativas de este proceder es que cada vez cuesta más conseguir mesa y hay que reservar con algún día de antelación, sobre todo en los meses de mayo y junio, que se celebra la Feria de San Isidro, por su cercanía con la Plaza de Toros.

betelu 2

El comedor está decorado de forma sencilla, han renovado el aire acondicionado y mejorada la acústica, que era un problema. Se componen de once mesas situadas sobre una superficie de cien metros cuadrados aproximadamente. En sus paredes algunos cuadros, luces indirectas y amplios ventanales con cristales de rombos de colores translúcidos, que le proporciona un ambiente cálido.

Como decía antes, su cocina es auténtica, está basada en la buena materia prima, en los productos de temporada como los espárragos, los boletus, la ventresca y las piparras fritas, conocidas también como langostinos de Ibarra, se toman al natural sin necesidad de salsas ni aditamentos que disfrazan los sabores.

betelu 3

Se puede comenzar con las alubias de Tolosa, que Antonio la llama “chocolate” y que los clientes las llamamos por ese nombre, es un tanto pintoresco cuando llevas a alguien nuevo y empiezas pidiendo “el chocolate” ¡hay que ver la cara que pone el que va de nuevo!, hasta que le das una explicación o aguantas a que llegue el plato; las gambas al ajillo, la chistorra de Lecumberri, las almejas a la marinera, los revueltos de setas, el panaché de verduras y de segundo normalmente pescado, la oferta  es bastante más amplia que la carne.

La merluza la hacen de todas las formas, a la romana, a la plancha, a la vasca; el cogote, la kokoxas a la romana o al pil pil. Merece la pena el besugo a la espalda, así como el rape, la lubina, el rodaballo y lo que Antonio aconseje.

betelu 4

De carne tiene buen entrecot, solomillo y chuletitas de lechal.

Los postres son caseros y merece la pena dejar un huequito para las torrijas, el arroz con leche, la leche frita o alguna variedad de tartas.

La bodega es buena, José es un especialista en vinos y merece la pena dejarse aconsejar, también prepara unos buenos combinados de ginebra con tónicas especiales que se degustan jugando una partidita al mus.

betelu 5

Cierran domingos noche, lunes todo el día y Agosto.

Precio medio 45 €.

Florencio Llorente, 27.- Madrid                        


©Copyright Diego Caballo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

  Acepto las Cookies de este sitio web.